En el segundo campo de acción, el Programa fortalece la aplicación de enfoques probados para la transformación pacífica de conflictos sociales y ambientales. La escalación de la violenta de estos conflictos debe reducirse a través de diferentes medidas de asesoramiento y capacitación de los actores participantes. Específicamente, se asesora y apoya a las instituciones estatales tales como la Comisión Presidencial de Diálogo (CPD) en el desarrollo y establecimiento de mecanismos de diálogo con un enfoque multiactor, la creación de sistemas de alerta temprana y un monitoreo de conflictos, así como la implementación de un sistema armonizado de coordinación y comunicación.

Siguiendo el enfoque vigente multiactor, se fomentan también las plataformas (redes) sub-nacionales para el análisis y la prevención de conflictos en el ámbito de los conflictos por recursos, tales como la Red Quiché y Coordinadora Multisectorial para la Conflictividad de Tierras de Alta Verapaz. (CMTierras), además de la Comisión de Asuntos Agrarios de Pueblos Indígenas de Baja Verapaz (CAAPI), son apoyados a través del fortalecimiento de competencias en la sistematización de conflictos y en la gestión de conocimiento, como también en la creación de un monitoreo conjunto de conflictos (Observatorio) y el desarrollo de métodos de diálogo (HCD y desarrollo organizacional).

El Programa para un diálogo eficaz con del Centro para la Acción de la Responsabilidad Social Empresarial (CentraRSE) se continuará desarrollando metódicamente con la inclusión de enfoques internacionales en la creación de mecanismos de diálogo y monitoreo en las empresas. Además, se ampliará la realización de foros a nivel regional con la inclusión de miembros regionales (departamentales).

El Programa fomenta la implementación de medidas de las iniciativas internacionales de transparencia, para que estas contribuyan a un diálogo mejorado entre el estado, la sociedad civil y la empresa privada y ayuden a evitar la escalación de conflictos ambientales y de recursos.

El acceso a la información, así como su evaluación e interpretación es un tema controvertido en el contexto guatemalteco. Las informaciones, por ejemplo sobre la planificación de grandes proyectos como hidroeléctricas no están disponibles para la población. Además, rige una gran desconfianza hacia las empresas en relación a la veracidad y la integridad de las informaciones, como por ejemplo en los estudios de impacto ambiental. Por otro lado, el estado no cuenta con las respectivas capacidades de control y supervisión.El apoyo a las iniciativas de transparencia tales como de la Iniciativa para la transparencia de las Industrias Extractivas (por sus siglas en ingles EITI), crea un factor importante en el desarrollo de los mecanismos de participación ciudadana con un enfoque de actores múltiples. Los actores son apoyados en su capacidad de articulación y en la creación de competencias en esta área. Las iniciativas de transparencia deben ejecutarse a nivel nacional y sub-nacional, en estrecha coordinación con las medidas de transformación de conflictos. Simultáneamente, se planifican en sintonía con otras EITI´s e iniciativas de transparencia de la región y se crea un monitoreo y una gestión de conocimiento correspondientes.