XI Foro Regional de Transformación de Conflictos Socioambientales

0
217

27 Y 28 de noviembre en Ciudad de Guatemala

En Ciudad de Guatemala se reunieron durante dos días, alrededor de 50 expertos de 11 países de Latinoamérica con el objetivo de reflexionar y analizar conjuntamente sobre la transformación de conflictos socioambientales y su vínculo con el acceso a la información, participación y justicia ambiental que son los puntos centrales del Acuerdo de Escazú, desde las diferentes perspectivas de las organizaciones de la sociedad civil, incluyendo indígenas, el sector privado, público y las universidades.  El foro fue organizado por la Cooperación Alemana GIZ, Fundación Friedrich Ebert Stiftung de México, la Fundación Futuro Latinoamericano de Ecuador, Fundación PROPAZ Guatemala, Fundación Cambio democrático de Argentina, Partners Global de Washington, D.C., Centro de Colaboración Cívica y el Instituto de Geografía para la Paz, (IGP) de México.  Los expertos instaron a los países incluyendo a Guatemala para la ratificación en sus Congresos del Acuerdo de Escazú, ya que éste constituye una herramienta valiosa para la transformación de los conflictos socioambientales, siendo algunos principios claves:

  • El Acuerdo confirma el valor de la dimensión regional del multilateralismo para el desarrollo sostenible.
  • Tiene por objetivo garantizar los derechos de todas las personas a un medio ambiente sano y al desarrollo sostenible, dedicando especial atención a las personas y grupos en situación de vulnerabilidad.
  • El Acuerdo propone procesos colaborativos como vías más idóneas para abordar los conflictos y prevenir la violencia.

 El encuentro contó con la participación de más de doscientas personas, representantes de diferentes sectores de la población: universidades, organizaciones ambientales y de pueblos indígenas, empresas privadas y del Estado. Todos ellos analizaron en conferencias y mesas de diálogo simultáneas, las potencialidades del Acuerdo de Escazú como instrumento para promover el acceso a la información, la participación de la población, la justicia ambiental y la gobernanza del agua; desde diferentes visiones de desarrollo. Así como, la contribución del Acuerdo a la garantía de los derechos humanos y la solución de conflictos socio ambientales, fueron parte de la conferencia brindada por el Sr. Guillermo Fernández de la Oficina en Colombia de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, resaltando en todas las conferencias y diálogos la importancia de la participación de las mujeres, jóvenes y pueblos indígenas.

Las mesas de diálogo fueron espacios de intercambio de experiencias y buenas prácticas de todos los países participantes, algunas conclusiones a las que se llegaron fueron:

  • La conflictividad no es algo que se pueda resolver en el corto tiempo, ya que ésta es reflejo de las inequidades económicas y sociales.
  • La violencia destruye el tejido social e impide aprovechar las oportunidades de un desarrollo sostenible.
  • Inquietan a toda la población, los impactos que el cambio climático provoca en el desarrollo de la conflictividad, y en especial sobre el recurso del agua, ya que su disponibilidad, calidad y uso, condicionan la sobrevivencia de los seres humanos.
  • Se debe dedicar especial atención a las personas y grupos en situación de vulnerabilidad como las mujeres, los jóvenes y los pueblos indígenas.

Al concluir el Foro los expertos presentaron para su aprobación una Declaración final, la cual fue suscrita por las organizaciones latinoamericanas y de Guatemala participantes en el evento y éstas a la vez instaron a otras organizaciones sociales y ambientales, empresas privadas, pueblos indígenas, organizaciones de jóvenes, de mujeres y a la ciudadanía en general, a constituirse en la base social del Acuerdo de Escazú y acompañar a los gobiernos a su ratificación y firma, para transformar los conflictos socioambientales y detener la creciente espiral de violencia.